lunes, 13 de abril de 2009

Zeta

Se despertó a las cinco y media de la mañana, y miró la blackberry. No había ninguna luz roja encendida. Cerró los ojos e intento dormirse otra vez. Y más sueños. Qué noche tan larga por Dios...
A las seis volvió a sentir un escalofrío y se levantó. La luz roja parpadeaba, su corazón también. Lo abrió. Nada, era sólo un mail de trabajo. Fue al baño. Y se quedó media hora en la ducha, debajo del agua, intentando quitarse esa piel tocada, ingenua y ya muerta, y renacer con una nueva, que le diera fuerza, que le permitiera recomenzar una vez más, con alegría, y no con la tristeza que sentía en aquel momento.
Salió oliendo a sanex, se envolvió en un albornoz blanco, y fue a la cocina. Un kiwi abierto por la mitad y un vaso de agua. Observaba los puntitos negros del kiwi, lo cogía con la cuchara y se lo llevaba a la boca intentando encontrarlos... Era tan difícil, casi tan difícil como explicar los puntos que le habían llevado a donde se encontraba ahora... Cómo explicarlo...
No sabía si desconectar la blackberry o dejarla ya permanente delante de su mirada, pero no podía seguir así, con ese estado de angustia esperando su mensaje. Activó el aviso por sonido.
Habían hecho un código entre ellos, por letras, diferentes a los que se utilizaban habitualmente en los sms o en los emails, tipo tqm, :) ó :(. Sus mensajes eran siempre breves, pero en ellos estaba todo. U era contento, bien; n era triste,o mal; . era todo, x era dónde, w era quiero estar contigo, ll era juntos, i era solo... Y así con todas las letras, con todos los signos... o con casi todos.
Se estaba vistiendo cuando oyó el ruido del submarino. Tenía un email. Cogió la blackberry. Era él. Sólo había una letra: z.

3 comentarios:

PHAROS dijo...

zeta que es .........
besos

Paloma dijo...

Adivina... :))

ASTEROIDE B 612 dijo...

Entiendo que "z" es la última letra, el fin. ¿? Un texto en clave hacia el fin de una relación. Ese fin pesa en el texto.