domingo, 16 de noviembre de 2008

Bravo

Aplausos.
Bravo, bravo, bravo… Lo has conseguido. Otro día más, como casi todos.
Has dejado a tus hijos en el colegio, has ido a la oficina, has comido, has trabajado más, has hecho la compra, has llegado a recoger a tus hijos, has hecho los deberes, has hecho la cena y los has acostado…. y finalmente, te has ido a la cama… como ayer… como mañana.
Y sigues estando allí, entera.
O sigue estando allí un cuerpo… porque ya no eres más tú…
Pero, ¿dónde estás tú? ¿dónde? ¿dónde te has metido? Ya no te veo, ya no te reconozco. ¿Dónde olvidaste tus sueños revolucionarios? ¿ y tu pasión? ¿tu frescor? ¿tu sonrisa? ¿tu aliento? ¿tu valentía?
Has muerto. Has sucumbido. Has caído. Has seguido al rebaño… pero tú no eras de ese rebaño.
Te confundiste. Te resignaste.
Y ahora quieres salir, quieres volver, quieres gritar.
Pero olvidaste como se hacía. Tu lengua se quedó seca.
Quieres volar, pero tus alas ya no se abren. Se quedaron oxidadas.
Y aún así al final logras salir, queda algo todavía dentro, muy dentro de ti, algo todavía puro y virgen, que te da fuerza… y saltas…
… Y vuelves a estar al borde del abismo.
Pero por lo menos eres tú y estás viva,Y dejas de ser un cuerpo inerte y sin vida

3 comentarios:

PHAROS dijo...

me parece fantastico un besazo

Bonifacio Malaspina dijo...

Pero ¡cuánto curras, Paloma! He visto en tu perfil que has abierto no uno, sino tres blogs.
Ya sabes lo que dice Paco: ahora lo que cuesta es mantenerlos.
Por cierto, por tus temas adivino que pronto nacerá entre María José y tú una intensa amistad.

ASTEROIDE B 612 dijo...

Puede que sin vida propia, pero para eso está tu mente, tu pensamiento, la voluntad de reivindicar el derecho a pensar. Y ten cuidado, no sea que un día también descubras que te han obligado a dejar de pensar, entonces deberás rebelarte para que nadie te quite la esencia de tu existencia.
Es cuestión de tiempo, la vida te lleva, te arrolla y luego te escupe en la cuneta centrifugada a 2500 r.p.m. Intentaremos llegar para ser lo que quisimos ser a los 20 años. Hay tiempo mientras haya vida.
Valga el comentario para Bravo y Pensemos.